Cómo diseñar un dashboard de analíticas

Un dashboard es una tabla que representa diversos indicadores KPI que tiene como finalidad intervenir en la consecución de los objetivos de una empresa y que además ayuda en la toma de decisiones, en la delimitación de las metas y objetivos y para optimizar o mejorar cualquier estrategia que pueda tener una organización.

No necesitas ser un diseñador para crear un tablero que comunique claramente tus objetivos y métricas clave. Ya sea que recién estés comenzando o tengas un tablero que necesita un replanteamiento, nuestra lista de principios y mejores prácticas te ayudarán a lograr los resultados que buscas.

Principios

Esto son algunos de los principios násicos que deberías tomar en cuenta a la hora de diseñar tu dashboard.

  • Se claro sobre lo que estás tratando de lograr: El primer paso para construir cualquier tablero es definir claramente lo que estás tratando de lograr. ¿Cuál es el propósito de su tablero? ¿Para quién es? Quizás estés tratando de enfocar a tu equipo en un objetivo específico, o mostrarles cómo contribuyen al panorama general. O tal vez desees asegurarte de que un tipo particular de problema se note más rápido.
  • Solo incluye lo que es importante: El contenido es clave cuando se trata de construir un tablero efectivo. A menudo, tendrás algunos objetivos y KPI definidos, y agregarlos es un excelente punto de partida. Solo recuerda que  todo debe relacionarse con el propósito de tu tabla.
  • Usa el tamaño y la posición para mostrar jerarquía: Los paneles necesitan jerarquía para ser fáciles de escanear. Utiliza el tamaño y la posición para enfatizar la información más importante y minimizar las métricas que deben analizarse con menos frecuencia. Tamaños consistentes y relaciones claras entre elementos ayudarán a crear patrones y flujo visual.
  • Dale contexto a tus números: Para saber si un número es bueno o malo, los espectadores necesitan contexto. Una de las formas más fáciles de hacer esto es incluir datos pasados. Puedes incluir la misma métrica para el día anterior, o incluso un gráfico de línea o columna que muestre cómo se realiza el seguimiento de la métrica durante un período de tiempo más largo. Otra técnica es incluir los máximos y mínimos promedios anteriores.
  • Agrupa tus métricas relacionadas: Posicionar la información en tu tablero lógicamente es esencial. Agrupar las métricas relacionadas una al lado de la otra las hace más fáciles de encontrar y hace que tu tablero sea más atractivo. Hay muchas formas diferentes de agrupar, por ejemplo, por métrica, producto, marca, campaña, región, equipo o incluso período de tiempo. Es posible que debas experimentar con cuál es el más apropiado para tu tablero.
  • Se coherente: el uso de las mismas visualizaciones y diseños facilita la comparación.
  • Usa etiquetas claras que sabes que tu audiencia entenderá: Una parte clave de tu tablero son las etiquetas que describen cada métrica o gráfico. Deben explicarse por sí mismos y no ser ambiguos para los espectadores. Al mismo tiempo, debes intentar mantenerlos lo más cortos posible para evitar saturar tu tablero y obstaculizar los datos.
  • Redondea tus números: Al mostrar números, no incluya más precisión de la que necesitas. Mostrar tu tasa de conversión a 3 decimales o tus ingresos al centavo más cercano es más que suficiente.
  • Sigue evolucionando tus paneles: A medida que cambian tus objetivos y prioridades, asegúrate de actualizar tu tablero para que actúe como el corazón de lo que sea que estés haciendo.

Mejores prácticas

Las siguientes son las cuatro mejores prácticas que deberías considerar a la hora de crear tu dashboard.

La regla de los 5 segundos

Tu panel de control debe proporcionar la información relevante en aproximadamente 5 segundos. Debería poder responder a sus preguntas comerciales más frecuentes de un vistazo.

Esto significa que si estás escaneando la información durante minutos, esto podría indicar un problema con el diseño visual de tu tablero. Por tanto, cuando diseñes un tablero, intenta seguir la regla de los cinco segundos, esta es la cantidad de tiempo que tu o la parte interesada relevante debería necesitar para encontrar la información que busca al examinar el tablero.

Por supuesto, la investigación ad hoc obviamente tomará más tiempo; pero las métricas más importantes, las que se necesitan con mayor frecuencia para el usuario del tablero durante su día laboral, deben aparecer inmediatamente en la pantalla.

Disposición lógica: la pirámide invertida

Muestra las ideas más significativas en la parte superior del tablero, las tendencias en el medio y los detalles granulares en la parte inferior. Al diseñar un tablero de instrumentos, es importante seguir algún tipo de principio de organización. Una de las más útiles es la pirámide invertida.

Este concepto se originó en el mundo del periodismo y básicamente divide el contenido de un informe de noticias en tres, en orden decreciente de importancia: la información más importante y sustancial está en la parte superior, seguida de los detalles significativos que lo ayudan a comprender la descripción general anterior; y en la parte inferior tiene información general y de antecedentes, que contendrá muchos más detalles y permitirá al lector o espectador profundizar.

Minimalismo: menos es más

Cada tablero no debe contener más de 5-9 visualizaciones. Algunos diseñadores de tableros sienten la necesidad de incluir tantos detalles como sea posible en su tablero en un esfuerzo por proporcionar una imagen más completa.

Si bien esto puede sonar bien en teoría, la psicología cognitiva nos dice que el cerebro humano solo puede comprender alrededor de 7 imágenes a la vez, esta es la cantidad de elementos que deseas en tu tablero. Más que eso solo se traduce en desorden y ruido visual que distrae y resta valor al propósito previsto del tablero.

Puedes evitar el desorden visual utilizando filtros y jerarquías por ejemplo, en lugar de tener un indicador para la cantidad de ventas en América del Norte y otro para América del Sur, proporciona al usuario la opción de aplicar un filtro que cambie el mismo indicador entre uno y otro o simplemente dividiendo tu tablero en dos o más tableros separados.

Elegir la visualización de datos correcta

Selecciona el tipo apropiado de visualización de datos de acuerdo con tu propósito. Aquí solo basta con decir que la visualización de datos está destinada a ser más que un simple regalo para la vista, debes tener un propósito específico y transmitir hechos específicos en una forma más efectiva que el formato tabular básico.

Así que antes de elegir una visualización, considera qué tipo de información estás tratando de transmitir.



Deja un comentario